PAPÁ, ¿POR QUÉ SOMOS DE YETI? : ..:: BLOG DE LA PENYA EL ROT ::..

martes, 21 de agosto de 2007

PAPÁ, ¿POR QUÉ SOMOS DE YETI?

Invierno del año dos mil veintitrés. Ciudad del mármol, las especias y la uva de mesa. Llueve al otro lado del cristal de la casita de campo. Un adolescente de quince años pregunta:

-Papá, ¿por qué somos de Yeti?

El padre, pensativo, esquilma las últimas gotas de plis play que su copa contiene, mira a la cara del joven que pregunta, alcanza a observar las gotas de lluvia que golpean y ruedan por la ventana, frunce el ceño, y espeta:


-Hace 38 años, un aprendiz de hippie dejó su profesión dedicada a soldar decorados en los estudios cinematográficos de Hollywood para empezar una nueva vida. Hollywood es, para que te hagas una idea, la Ciudad de la Luz multiplicada por mil. Su nuevo oficio, sería el de soldador de cuadros. En 1985 pues, nació la leyenda.
El soldador creó una primera estructura empresarial, que empezó a desarrollar innovadoras burricletas únicas en su especie. Éstas, se caracterizaban ya por ser más rudas que el resto, más recias, más resistentes. Recibieron el nombre que le correspondía, Yeti, debido a su irracional e intempestivo carácter.
La marca empezó a crecer, pero no como lo hacen los grandes grupos del sector metidos en holdings o empresas multinacionales, sino despacito, haciendo las cosas como se deben hacer, mimando el producto.
Pronto los mejores corredores de mtb engrosaron su recién formado equipo de competición. Los campeones del mundo, eran de Yeti.
La firma pasó por dificultades mediada la última década del siglo XX, cuando pasó a manos de un importante grupo de hombres con traje y corbata. Se mantuvo al borde de la extinción. Pero un grupo de abigarrados bikers se hicieron de nuevo con el animal. Lo trasladaron a las montañas de Colorado, al otro lado del charco, y desde allí la abominable marea de Yetis comenzó a expandirse por todo el mundo.

-Hasta llegar a la mismísima Serreta.

-Efectivamente, hasta llegar a la mismísima Serreta –contesta el padre-.

-Vale, pero qué nos llevó a ser de Yeti.

El padre recapacita unos segundos más, antes de empezar a hablar. Se pone otro plis play en el vaso y sigue hablando.

-El mtb evolucionó a la par que el fenómeno de la globalización de las empresas. De la nada surgieron burras sin personalidad. Cariacontecidas. Los hombres de traje y corbata que jamás montaron una mountain, se entrometieron en los consejos de administración de las firmas más conocidas, que se interesaban más por vender unidades que por vender sueños.
Y así siguen hoy, cambiando modelos año tras año para que a los usuarios se les quede la bici antigua, obsoleta. Las campañas de marketing condicionan a la prensa especializada a escribir buenas críticas sobre los modelos de las grandes compañías. Avanzan las novedades del año siguiente a mitad del verano, recién recibida tu bici. No obtienen recambios para sus burras, o pasan del tema de la garantía.
Pero lo más importante: están carentes de la filosofía de los pioneros del mtb.
El aluminio y carbono de Yeti está hecho por bikers que paran de trabajar 2 horas para salir a montar. Se pasan el día hablando de bicis y al finalizar la jornada se reúnen en torno al grifo de cerveza.
Puedes ver en su web cómo montan los cuadros, incluso reunirte con los cientos de yetifanes o yeti freaks que pululan por los senderos del mundo, un vez al año, en el encuentro anual de usuarios de la marca. Beber cerveza con ellos, trialear, hacer caballitos, ver rarezas de la marca…
Mira, tu Yeti es única, no habrá otra montada igual en todo el planeta, su cuadro ha sido hecho con esmero y paciencia, será uno de los ocho cuadros que se hacen de Yeti al día. Está pensada para divertir al usuario, pensada para romper con el marketing, con este mundo empresarial que solo mira el dinero. Cuesta pasta una Yeti, sí. Pero es que ha pasado por trece personas distintas que tienen que comer. Las trece que trabajan en el pueblo de Golden, donde nacen las Yeti.
Y lo más importante, cuando te subes a ella, te quedas enganchado para siempre al mtb. Quieres montar en cuanto puedes, lo cual te lleva a salir más, a sentir la naturaleza, a tomar más cañas después de la salida, a entablar más amistades, a vivir mejor en definitiva.
Por todo eso, somos de Yeti.

13 comentarios:

  1. A ver, es una divagación que me salió ayer. Simplemente.
    No vayáis a degüello...

    ResponderEliminar
  2. !!! Fotre !!!
    ¿Aún no has acabado de escribirla y ya te estás protegiendo para que las críticas no te sean tan desfavorables?
    ¿ Tanto miedo te damos los demás bikers que no montamos una Yeti?
    ¿O es que te crees miembro de una secta que te ha comido el coco y te sientes víctima de ello?
    No es por nada, pero teilita como te pones nene. jejejeje

    ResponderEliminar
  3. Vaya tela con la divagación!!!!
    tio Vicent ¿Que ibas hasta el culo de red Bull? Pues cuando escriba yo mi divagación sobre mi BH vais a flipar.

    ResponderEliminar
  4. Sí, soy una víctima.
    Me llamo Vicent y soy Yetihólico.

    Espero tu divagación Tío Sam.

    Últimamente las mías, son demasiado profundas. Ni yo mismo las entiendo. ¿Será cosa de la edad?, ¿del Burn?, ¿acaso del cerol?.
    Nu sep...

    ResponderEliminar
  5. je je, si no divagaras, no serías tu, secre. ánimo, estamos contigo.


    !!!! RIBA , RIBA ¡¡¡

    ResponderEliminar
  6. Veo que tu ordenata ya no es utilizado solamente para visualizar episodios del Zorro.
    Que ganitas tenías, ein bribón?
    ;)

    ResponderEliminar
  7. Por cierto.
    Del refu de Catí, ¿qué? localizastéis al guarda?
    váis a okuparlo?

    ResponderEliminar
  8. Ups, pues parece que también se quedó enganchado al Zorro.

    ResponderEliminar
  9. ...Al habla un Yetilover.STOP. Divagación donde las haya...STOP. Ayer 65.4 kilometracos con 1200 y pico metros de desnivel positivo.STOP. En breve la gráfica.STOP. Los datos del refugio en nuestro poder.STOP. Tenemos que llamar.STOP.

    ResponderEliminar
  10. Me has hecho llorar...
    Si efectivamente es una divagación, es algo apoteósico, increible, inmejorable... eres UN ARTISTA.
    Yo, como usuario de una de las ocho YETIS que se hacen al día (ASR slc 2007) te felicito, te admiro y elogio por defender a los que realmente sentimos el mtb como debe de ser... LIBRE y GRANDIOSO.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  11. Joder Paco, tú si que me has hecho llorar... Mil abrazos para ti allá donde estés!!
    En Novelda tienes casa, pa lo que quieras.

    ResponderEliminar
  12. ...Teniendo en cuenta que el día tiene 24 h.,y suponiendo que la jornada laboral de un artista yetero es de 8 h., ha dedicado una horita de su vida a dar forma a mi Nuvolet. Mmmmmhhh, que bien suena!!

    ResponderEliminar

Opina, habla, rota...