..:: BLOG DE LA PENYA EL ROT ::..

domingo, 4 de noviembre de 2018

OTOÑAL POR AITANA (3/11/2018)


Echando un tronco a la estufa, tratando de calentar la casa, fue cuando me vino a la mente mi primera semana de estío highlander: no me lo podía creer, una sofoquina que no dejaba ni conciliar el sueño, "¿cuándo llegará el otoño?", pensaba.

Y apenas le cayeron tres hojas al calendario cuando el ocre tocó a la puerta. No había elección, debía subir a verle.

Al cerrar la puerta comprobé que la mañana era un regalo. Sin frío, con el solecito calentando lo justo, arranqué la marcheta dejando atrás los labrantíos, cargados de aceitunas prestas al varado, abducido por el remor de las acequias que bajan desde el Molí, y saludando a Miguel y a su perro, fieles a su feligresía montañera matutina diaria.

Sin apenas darme cuenta compruebo lo estupendo que me encuentro a lomos de este acerito pensado en el Peak District, que me pareció gamberro en la foto, pero que en realidad es de un noble que tumba. Pedal tras pedal y gracias a lo bien pisado que dejaron el camino tras las trombas de hace dos inviernos, a la que me doy cuenta estoy arriba del Mal Passet, sin andar. Vaya. A tiro de umbría de mi objetivo me doy cuenta que llegaré arriba así, cosa que me alegra, creo que no lo hacía desde 10 años atrás.

En el praderío me zampo el bocata, y me dejo el café con turrón para la cumbre, miro la hora y tiro porque me toca. Le llega el turno a un sendero espitoso, que llevaba dejando de lado cosa de 10 años también. De veras. Hoy le llegó el turno. Altivo como un demonio, remonta en diagonales agonizantes en busca del Portet de Tagarina, salvando unos 200 mts en apenas 900 lineales. Pero me dió todo lo que buscaba, vistas al valle y al mar, azules, verdes, ocres, rojos y marrones caducifolios en un paraje excelente, que muy pocos saben cruzar. Casi me voy al vacío, me sentí tontolculo de ver lo que se rifaba entre losas húmedas y porcentajes severos, pero conseguí llegar arriba, muy contento de comprobar que nadie me vio haciendo el zumbao.

Enfilé y aluciné con el verde intenso maridado con los colores del otoño...

En la cima me sentí lleno, contento de ser del terreno, viendo las primeras nieves del Ibérico, el Golfo de Valencia, Ibiza entre brumas y la Terreta en 3D y 360º. Cualquiera bajaba. Pero la gloria no fue completa, perdí el café que traía enganchado a la riñonera que llevaba de estrenanda. Lo siento, mucho, por tan feo recuerdo en la montaña, aunque lo compensaba con los envoltorios e incluso una funda de gafas que venía recogiendo. El turrón sí lo llevaba.

Luego todo paso rápido, unos alemanes que saludan, una bajada que supo a gloria, una pareja noruega que me abrieron las puertas del Portet de les Boges, y un enganchar de sendas, vericuetos y caminos con un poco de desbroce incluido que tenía pendiente. Abajo... arròs amb fesols i penques de mi suegra, y una Mahou de mi suegro.

Ay otoño, ¡cuánto te echaba de menos!

-álbum completo clickando en la imagen de arriba-

domingo, 14 de octubre de 2018

XORTÀ-LLOMA DELS MOROS (13710/2018) -PARTE 2-

En dos patadas, me saco del móvil con paupérrima edición este doc. gráfico para resumir todo lo descrito en la entrada anterior. 

Un poco de musiqueta y las fotos toman vida...


Criticad, criticad, que hay mucho para ello.... 

.... yo sigo endorfinando.

Se os quiere.

XORTÀ-LLOMA DELS MOROS (13710/2018) -PARTE 1-



Muchas veces habíamos soñado con un encuentro así, en un escenario perfecto y combinando familias y bicis. Este finde se cumplió, y aunque el inicio de tan estupendo fin de semana fue la bici, os aseguro que todo lo que hubo alrededor estuvo a la misma altura del rutón que nos dimos.

Para mí fue un placer volver a dar pedales al lado de viejas glorias de la Penya. Que no son viejas desde luego, y sí son glorias por el simple motivo de asomar el morro, plantear propuestas, y retomarlo por donde se dejó. 

Gracias por todo, beibis. Esperando la próxima.

Ah sí! la rotada fue tan dura como bonita. Y el menú de la comida tan rico como siempre.

lunes, 8 de octubre de 2018

CONVOCATORIA EXTRAORDINARIA DE SABADO

Y digo extraordinaria, porque allá voy yo, con más polvo que la levita del abuelo Monster, y me crezco lanzando una convocatoria para este sábado, dar un voltio por sitio inusual (para mí), en tierras lejanas.

Se partirá de Benimantell, el mismo sábado, al despunte del día. Exactamente no sé de donde, cerca del pantano, para hacer un bucle en cercanías, saliendo sobre las 8.00 o así, para estar a las 13.49 sobre cervezas varias, y enfilar una comida de hermandad. Esto es una idea, adaptable al público asistente.



Agradecer a los que confirmen asistencia, por el tema de intendencia. Da igual si traes tu bici a tiro de caballos, eléctrica, de metano o gas fulano o solar. El tema es medirse las monas, desapolillar ropajes y sacar telarañas a las ruedas, porque, amijo mío, esto todavía tiene cuerda !!!! 


martes, 2 de octubre de 2018

INTRÉPIDO/A


intrépido, da

Del lat. intrepĭdus.
1. adj. Que no teme en los peligros.

2. adj. Que obra o habla sin reflexión.

Quizá no lo sepas porque no lo hayas sentido nunca, quizá pienses que te exagero o quizá ni tan siquiera lo entiendas, pero te garantizo que existen personas a las que sentadas delante de un portátil en casa, el pulso se les acelera, se vuelven inquietas ante una frase, una foto, una línea discontínua sobre un mapa, o al atisbar en la pantalla un paso escondido entre las peñas enfilando hacia el valle en esa celestial ortofoto.

Rápidamente las arterias se les vuelven locas, se les abren los ojos, se les dilatan las pupilas, seca la boca y mueven los dedos...

A veces todos eso no sucede, y simplemente hay quien imagina que esas líneas existen, aunque lleven años buscándolas desde un balcón con vistas, un mapa roído, una sesión multiplicadora de dioptrías sobre el Google Earth, sin recibir ni una señal a cambio.

No en vano, todos sabemos que el imaginario es libre, libidinoso y caprichoso. Lo mismo se torna bravucón, como te larga un abrazo de oso. Quién sabe, no tiene carta de presentación alguna...

Creerás que llegados a tal punto desfallecen en el intento, mas no estarás en lo cierto, porque simplemente sueñan que es cierto, y se sonríen a sí mismos, como un autoengañoso cuento chino que les complace y hace conciliar el sueño.

Llegará otro momento, otra búsqueda imposible para hallar lo que la mente les alienta y los ojos niegan... y esa vez sí, esa vez la línea aparecerá. Factible para ellos y demasiado crápula para el resto.

Que te susurre la cantinela al oído y te dejes embaucar, es solamente lo que te separa a tí del intrépido, aquel que no teme a los peligros y obra sin reflexión.

Luego, ya nos contarás qué tal te ha ido.







martes, 11 de septiembre de 2018

LOMAS DE LO MÁS -PARTE 2- (11·09·18)

Es curioso, pero lo de hace apenas un rato viene a demostrar algo que todos lo pensamos pero muchas veces no aplicamos: no hace falta apenas nada para divertirse con una bicicleta.

Y es que hoy ha sido uno de esos días, en los que la bici te cambia para bien cuando ya hace rato que la has dejado aparcada. Ya sabes de qué hablo.

No voy a hacerte apología de nada, ni a tratar de convencer a nadie. Solo puedo acertar a decir que la finalidad es la misma siempre, y que en el ciclismo de montaña de escasos objetivos -como el nuestro-, puede resultar a ser diferente y profundamente divertido si lo miras con varios cristales distintos.

Un placer seguir al Gandalf Pepako, personaje que rezuma el roterismo por todos sus poros y a quien el conjunto de la Penya echaba en falta. La montaña, también.

Tanda de fotos de la kanelada de hoy, dándole al clic.